Videos letrados...

Loading...

viernes, agosto 11, 2006

idiomanacionalyliteraturaquinto

idiomanacionalyliteraturaquinto

1 comentario:

anónimo dijo...

La pequeña

Era el día esperado. Nueve meses, ni un día más ni un día menos, ella esperó. Él, en cambio, ha esperado toda una vida por este momento. La pequeña no sabe lo que viene ni lo que significa este momento, tiene apenas un año.
Hay mucho dolor y sudor de intermedio, pero eso no importa, total es algo físico ya pasará, las emociones quedan. Ella llora, pero no por dolor. Él habla con Dios, pero no está loco, está agradecido. La pequeña se encuentra con la hermana de la partera, no sabe lo que ocurre, pero los gritos que antes la habían asustado, ahora le traen calma.
El cordón ha sido cortado. Él tuvo el honor de usar la tijera. Ella está ansiosa de ver a la criatura. La partera la está limpiando con una toalla.
Aquí lo tenés, Elena – dijo la partera.
Los ojos de Elena se cristalizaron de alegría, el sentimiento es muy fuerte. Él no podía estar más feliz, la espera había sembrado gran incertidumbre. La pequeña no denotaba envidia, pero no se sentía del todo bien, la atención había sido derivada.
El pequeño no se sentía bien, lloraba y lloraba, no era por acomodamiento, algo andaba mal. El instinto materno de Elena percibió el malestar, pero se rectificó ante la experiencia de la partera. Donato, bloqueado por la idea de tener un hijo varón, no dio cuenta de la gravedad de la situación.
La sala fue desalojada después de un rato. El pequeño no cerró la boca, tenía algo que lo molestaba, tenía miedo, podía volver al lugar de donde vino, ya se estaba resignando. Ella sentía dentro suyo que tal vez no era normal lo que estaba ocurriendo, le dio de comer, quizás ese era el problema. Donato asintió.
La pequeña se unió al llanto, el lamento era mutuo: si el pequeño se iba, ella se quedaba sola, sin nadie con quien hablar ni jugar. La madre sintió al hijo cansado, había dejado de llorar. El padre lo arropó en su cuna, al lado de la cama marital.
Una leve brisa apagó la lámpara de la mesa. Un minuto de silencio. Un rayo de luz irrumpió en la habitación. Muy tarde para lamentos, muy temprano para abandonar el mundo. La pequeña vio a su hermano partir. El llanto volvió a la nena, su garganta parecía fundirse en el ambiente. La pequeña no estaba segura si lo volvería a ver, pero sabía que lo extrañaría hasta entonces. La pequeña siguió llorando. La pequeña estaba muy dolorida, pero lo superaría. La pequeña…era mi madre.

Un corto de los chicos de la promo 2007

Este es uno de los productos del taller de cortos de este año en Idioma Nacional de sexto. Espero que les guste. Les cuento que se basó en un poema de Alejandra Pizarnik y el guión y la actuación y todo pertenece a Valentina Ovejero Arauz y a Carolina Cañazares.

Un corto de los chicos de sexto año para compartir

Loading...