Videos letrados...

Loading...

lunes, noviembre 24, 2008

Palabras sobre la ladrona de libros



En el 2008, estamos leyendo la ladrona de libros. Acá les dejo unas palabras que escribí sobre dicho texto, que tanto me gustó cuando lo leí en enero pasado, en plenas vacaciones... y yo pensando en los chicos del IEM. Sí, mientras leía, no podía dejar de ver los aportes de esta novela a la formación de ustedes como lectores, por toda su construcción, por todo el trabajo narrativo. Y bueno, así, de esa manera, terminó en el programa de quinto año.
Los invito entonces a leer la reseña y, por supuesto, ¡valorarla!

Sergio






http://es.shvoong.com/books/1763831-la-ladrona-libros/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los mejores recolectores de palabras
eran los que comprendían
el verdadero poder de las palabras…

Cómo empezar… ¡Qué historia! Al principio no le encontraba sentido, cada página que avanzaba me hacía descubrir algo nuevo, pero no lograba impactarme como yo pensaba al comenzar a leer la novela.
“La ladrona de libros” un título que no me llamó la más mínima atención, poco a poco iba desechando cada parte que leía no me importaba, solo tenía como objetivo cumplir con la tarea asignada en la materia Idioma Nacional y Literatura, qué “gracioso” todo cambió en un abrir y cerrar de ojos… es una narración fantástica, llegué a la mitad de la novela y todo comenzó a tener sentido, cada página que cambiaba era un nuevo mundo, una mezcla de desesperación con diversión ¿Por qué desesperación? Porque es increíble como puede la guerra cambiar un mundo, un país, una ciudad una niña que en un momento quizás tuvo paz y al otro, tuvo que encontrarse con gente desconocida, pero al fin gente que la quiso… a pesar de conocer la historia de la 2º Guerra Mundial, poder ver, leer o convivir algo referido a ese tema nos puede cambiar totalmente.

La carta del subcomandante, leída en clase habla sobre la memoria, esa fiel acompañante que si nos llegara a abandonar quizás no tendríamos vida, ésta depende de nuestro pasado, presente y futuro; todo lo que vivimos o planeamos queda guardado en la mente.
En la novela, la niña nunca deja atrás el recuerdo de su madre ni de su hermano, de nadie… siempre que perdía alguien lo recordaba con lo poco o mucho que vivió con ese alguien…
“Voces en el parque” nos indica cómo nuestro estado de ánimo puede cambiar el mundo, Liesel conoció gente que la ayudó a sobrevivir una guerra de la que ella nunca fue informada, quizás porque era una simple niña.
Ella vivió momentos de miedo y dolor que pudo sustituir por risas, música y libros gracias a gente como Rudy Steiner, Max Vandenburg, Ilsa Hermann y su padre, HANS HUBERMANN.
La película “Sin destino” muestra la vivencia de un joven que logró sobrevivir a los campos de concentración, cada imagen que penetraba por mis ojos producía un dolor incontrolable, bronca, bronca y mucha más bronca, hecho que no imagino poder resisitir… preguntas como ¿Por qué así? ¿Por qué tanto dolor e injusticia? ¿Por qué un HITLER?..
En la novela, Liesel debe sobrellevar una vida cruel, injusta; totalmente ajena a lo que debería vivir una niña de 10 años: abandono, robo y muerte.

Qué horrible y a la vez qué hermosa es la vida, eso es lo que me dejó esta historia… saber que hubieron niños que sobrevivieron a tan desagradable hecho, un simple ser humano que cambió a las personas con palabras (como lo dijo Max) plantó ideas incorrectas en las personas correctas, ganó poder con el mal que llevaba en su corazón, yo pienso… ¿en ningún momento se arrepintió o por lo menos sintió dolor al ver tantos cuerpos, tanta gente morir?
NO, NO y NO; no logro entender cómo Dios pudo contemplar desde arriba a un ser tan repugnante como Hitler. Un pequeño demonio en persona, ¿Cómo pudo pensar que podía crear una sociedad perfecta? ¿Odiar a los judíos? ¿Por sus ojos, su piel, sus creencias? Es todo tan desagradable, siento tanta bronca porque fue injusto todo el sufrimiento de toda esa gente.

Cuando cursé 5º grado me hicieron leer el “Diario de Anna Frank”, todos o la mayoría lo conocen y saben que esa niña sufrió mucho, contó lo que vivió y no fue nada agradable. Creo que desde ese año empecé a obsesionarme con la 2º Guerra Mundial, quería encontrar algo que consolara el dolor que sentía por la gente que murió en esa época, pero ¡nada! no encontré respuestas, quizás porque era una simple niña de 10 años (me acabo de dar cuenta que conocí la 2º Guerra Mundial a la misma edad de Liesel). Vi muchas películas referidas al tema, pero a la hora de dar títulos, soy pésima, lo siento.

El día 2 de octubre ¡sí! El día que vimos la película, mi vida dio un delicado giro… ese fin de semana soñé los bombardeos, (esa parte de la película, donde encierran a los judíos como vacas y los aviones vuelan sobre ellos, buscando un blanco) me impactó como nunca en mi vida, un filme que muestra un bombardeo… ¡QUÉ EMOCIONANTE!, eso diría un ignorante, conté mi sueño a muchos, fue algo difícil, son esos sueños en los que cuando despertás te olvidas la mitad de ellos.
Lo voy a hacer breve: mi mamá, mis hermanos pequeños y yo en mi barrio, de repente aparecen policías en busca de judíos, nosotros éramos judíos y ellos nos buscaban. ¡Qué miedo! ¿Dónde están mis hermanos? ¿Qué?,¿jugando con los nazis?, sólo son niños… pero no saben que eso está mal… “Hay que esconderse”, dice mi madre. Oscureció y seguíamos ocultándonos. De pronto los aviones comenzaron a volar sobre nosotros… fue un miedo que recorrió todo mi cuerpo, qué terror saber que en cualquier instante puedo morir… Desperté, busqué a mi familia ¡qué lindo! Dormían… en ese momento cruzó un pensamiento por mi cabeza: ¡Gracias Dios!, era un sueño.
Actualmente, octubre 2008 tenemos un avión volando sobre nosotros anunciando la llegada de un “circo”, cada vez que pasa sobre mí se me eriza la piel, y mi vida se detiene por aproximadamente 5 segundos; no sé si es porque me metí de lleno en la novela o porque no logré encontrar la respuesta correcta a las millones de preguntas en mi mente. Sólo sé que la niña de esta novela , me llegó al corazón. Removió cada parte de éste y salió de él, dejándome ese vacío donde ahora viven sentimientos como dolor, tristeza y otros que realmente no puedo definir.

Las partes que más me gustaron fueron muchas. Cuando Liesel conoce la biblioteca del alcalde es una. Ella amaba a los libros, cómo no me va a gustar esa parte si yo cuando era mas pequeña, me perdía en el super y mis padres preocupados me encontraban en la parte de venta de libros. Otra parte que me gusta es cuando los Hubermann reciben a Max, ¡sí! un judío, porque fue el acto más dulce que pudo realizar Hans; quién hubiera guardado uno, sabiendo que estaban en plena guerra y era demasiado fácil descubrirlo…Otra, cuando Max le escribe un libro a Liesel, me imagino un hombre con una mirada perdida, solitario con un corazón tan grande como el mundo; ¿Quién no quisiera tener un amigo así? Por último, cuando Hans le ofrece pan a un judío, como consecuencia lo azotan. Ese hombre desde ya tenía ganado el cielo… su segundo nombre debería ser bondad…

Las partes que no me gustaron, porque me hicieron llorar también fueron muchas, ejemplo, cuando Liesel descubre que la muerte de su hermano, el abandono de su madre y otros hechos son consecuencia de Hitler, ese hombre que sólo causó problemas. Otro hecho cuando Max se enferma y no despierta durante mucho tiempo por momentos creí que moriría; otra cuando el hijo sobreviviente de Frau Holtzapfel, Michael; se suicida, era un simple muchacho con ganas de vivir pero a la vez con miedo de la vida.
Lo final,¡EL FINAL! ¿TODOS MUEREN? Eso no lograba creerlo Liesel tratando de despertar a Rudy, un beso y ¡nada! ella cree que puede revivirlo, lo llama, lo sacude pero no encuentra respuestas, mis lágrimas corrían incontrolablemente, mi cabeza estaba llena de imágenes que representaban la triste trama, injusta.

Es muy original que la narradora sea “La muerte”, no es alguien común y no es común que esta extraña narradora se describa al comienzo. Saber que ella es amable, agradable me hace sentir bien, es alguien que sólo hace su trabajo, llevar almas; llevarlas a su lugar, tarde o temprano siempre aparece en busca de nuevas historias, tanto ella como yo quedamos impactadas con esta pequeña vida.

Para finalizar este testimonio, puedo decir que haber encontrado un relato como éste, cambió gran parte de mis pensamientos. Saber que cada día que vivo es gracias a ese Dios tan bueno que tenemos, me da mucha alegría, pero a su vez tristeza porque cada individuo que sufrió el hecho más desastroso de la vida, es decir, la 2º Guerra Mundial; no tuvo la oportunidad de disfrutar su futuro, sus sueños, sus metas, ¡NADA! No pudieron saborear la felicidad, eso me pega en lo más profundo del corazón. Desde ahora mi día a día será algo nuevo pero bueno, algo que agradeceré infinitamente a Dios porque poder sentir ese sabor tan dulce que tiene la vida me da placer, en sus partes amargas, pensaré en esa gente que sufrió más que yo, y que sin embargo resistió a lo peor algunos no, eso me causa dolor y por ellos debo resistir esta parte que me toca, dura pero nunca como la de ellos.

Claudia Vallejos IEM 5º 2º

Ulises latino dijo...

Un buen lector encuentra el libro que se escribió para él. Y cuando lo encuentra se hace carne de ese encuentro. Jorge Larrosa habla de la experiencia de la lectura como algo íntimo que nos pasa a cada uno de los lectores, como algo dificil de compartir. Sin embargo creo que con tus palabras se nota claramente como la lectura de la novela te atravesó. Lo único: no le tengas miedo a los aviones.

Un corto de los chicos de la promo 2007

Este es uno de los productos del taller de cortos de este año en Idioma Nacional de sexto. Espero que les guste. Les cuento que se basó en un poema de Alejandra Pizarnik y el guión y la actuación y todo pertenece a Valentina Ovejero Arauz y a Carolina Cañazares.

Un corto de los chicos de sexto año para compartir

Loading...